HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

El proyecto Milei


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

Estamos observando, con cierto estupor, los acontecimientos en Argentina y nos parece un fenómeno confuso y lejano. Sin embargo, como motivo de preocupación, deberíamos tratar al “proyecto Milei” como el banco de pruebas de una novedosa forma de colonización que bien puede aplicarse en otras latitudes.

Para entender debemos regresar a la década de 1970 y recordar a los llamados Chicago Boys”. Estos fueron un grupo de economistas chilenos, mayoritariamente formados en el Departamento de Economía de la Universidad de Chicago, siguiendo las ideas neoliberales de Milton Friedman y Arnold Harberger. A su regreso a Chile ocuparon posiciones relevantes junto al dictador Augusto Pinochet, cuyo golpe contra Allende lo piloteó Kissinger. Estos economistas fueron los artífices de las reformas económicas y sociales que llevaron a la creación de una política económica que desarticuló el sistema de protección al individuo. Transformación tutelada desde EE.UU. y Londres.

Milton Friedman acuñó el término el “milagro de Chile” para referirse a la obra de sus discípulos en ese país. El desmoronamiento de una histórica sociedad del bienestar y su gran influencia en la configuración del Chile actual es su obra.

En esas fuentes se alimenta el sorpresivo actual presidente argentino. El ascenso de Javier Milei resulta curioso. Un fanático ultraderechista, o ultraliberal, que se lanzó a la actividad política con el fervor de un predicador. Ello, pese a que se transformó en un fiel seguidor de un colectivo sionista. Militante de las redes sociales, difundió mensajes de ultraortodoxia neoliberal, siempre al borde del discurso del odio. Hay que concluir que Milei convirtió a ese discurso del odio que difunde, en un tipo de desorden informativo.

Milei estudió en la privada Universidad de Belgrano, donde se graduó como licenciado en Economía en 1993. A principios de la década de 2000, comenzó a impartir clases como catedrático de Economía en universidades del extranjero y argentinas. Es bueno recordar que, en la Universidad Argentina de Empresa,​ mientras Milei daba clases en materia de “Política Monetaria y Fiscal”, manifestó insultos y agresividad contra los alumnos. Esto hizo que una asistente denunciara los tratos agraviantes que sufría ante las autoridades de dicha casa de estudio y del Ministerio de Educación argentino. La decisión de la universidad fue despedirlo.

Reafirmando sus modos agresivos, consiguió tener cierta notoriedad y exposición pública en debates desarrollados en programas de televisión de varios canales de Argentina, caracterizándose siempre por sus fuertes insultos a sus rivales y su lenguaje soez y formas agresivas a la hora de expresar y debatir sus ideales y postulados. Desde 2012, comenzó a dar notas como columnista en la prensa neoliberal de Buenos Aires. A partir de 2014 comenzó a dar entrevistas en diversos programas de televisión y radio. Más tarde, durante el gobierno de su actual socio de gobierno, Mauricio Macri, fue invitado a distintos medios de comunicación para que brindase un análisis sobre la coyuntura económica.

Siempre se ha caracterizado por su manera de debatir, su forma de expresarse y sus enfrentamientos con periodistas y políticos. Su personalidad y sus interacciones, tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales, lo hicieron conocido por el público, sobre todo por su uso de palabras malsonantes, insultos e interjecciones. Desde que ha resultado elegido sus asesores limitan sus expresiones públicas. Parece confirmarse su subordinación a las recetas del FMI y a los centros financieros de EEUU y Londres. Además, entre sus aliados internacionales están Orban, Bolsonaro, Trump, Zelensky, Netanyahu y toda la derecha y ultraderecha latinoamericana.

Dentro de las complejidades de este personaje, siendo católico de origen, Milei ha mencionado varias veces que estudia la Torá, destacando que le atrae la dialéctica del Talmud como forma de analizar las cosas. Es un reconocido seguidor de las leyes de Noé, conjunto de preceptos del judaísmo para los no judíos. Concretamente sigue las enseñanzas del movimiento Jabad, aspirando convertirse en judio. En el pasado, se definió como católico y creyente en Dios. También ha declarado que de algún modo el orden natural y espontáneo es anarcocapitalista. En 2021, cuando fue investido diputado, siguió el protocolo del juramento que invoca a “Dios, la Patria y los Santos Evangelios”. Ese mismo año conoció a Axel Wahnish, un rabino ortodoxo sefardí de Buenos Aires al que convirtió en su consejero espiritual. Este es quien le ayuda a estudiar la Torá desde un punto de vista del análisis económico. Sus incumplimientos electorales y la coalición política y empresarial con el derechista anterior presidente Mauricio Macri han producido una respuesta social importante, aunque espontánea, que ha sorprendido al propio peronismo en todas sus modalidades.

A todas luces, los centros de poder han utilizado las pintorescas y audaces formas de este personaje para hacerse con el poder económico, el político no lo controlan, de aquel país sudamericano. En principio pretenden una gigantesca desregulación soslayando al parlamento. Veremos si la gente resiste al proyecto Milei.

 

Economista y analista político, experto en comunicación institucional.