Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Eduardo Montagut

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Juan Negrín por la democratización de la Universidad en 1929

El eminente médico y catedrático Juan Negrín, llamado a desempeñar un protagonismo de primera fila en la historia contemporánea de España, ingresó en el mes de abril de 1929 en la Agrupación Socialista Madrileña. Al poco tiempo, en mayo de ese mismo año, publicó un artículo en El Socialista abogando por una profunda reforma universitaria con el fin de que los trabajadores accediesen a la misma, Negrín planteaba una realidad evidente a fines de los años veinte, y no era otra que la Universidad estaba vedada a la clase obrera, pero también para amplios sectores de la clase media por una razón económica.

Alsing Andersen analiza la política municipal socialista en Dinamarca en 1929

La política municipal fue prioridad absoluta de los socialistas españoles como ya se ha encargado la historiografía en demostrar y en El Obrero estamos viendo de forma periódica. Por esa razón, El Socialista seguía muy de cerca lo que se hacía en otros países por los partidos hermanos, recogiendo noticias, opiniones, y testimonios. Este es el contexto que enmarca el análisis que Alsing Andersen hacía en abril de la política municipal de la Socialdemocracia danesa, a la que también hemos estudiado con cierto detenimiento en este medio.

¿Es La miseria o la justicia la que impulsa a los trabajadores?: reflexiones con Antonio Zozaya

Antonio Zozaya (1859-1943) fue un intenso periodista y escritor, que hoy no es muy conocido, pero que tuvo un enorme protagonismo entre el siglo XIX y el XX, un publicista y creador literario que pensó en la necesidad de contribuir a la formación científica, como lo puso de manifiesto en la práctica con la Biblioteca Económica Filosófica, y así poder contribuir a la difusión cultural entre los más desfavorecidos. También alcanzó fama con sus novelas y dramas. Fue académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y republicano, terminando sus días en México en el exilio. Zozaya pertenecería, según nuestra opinión, a la serie de intelectuales que, naciendo en medios acomodados, desarrollaron en España una clara preocupación social.

Ramos Oliveira reseña la obra de Chaves Nogales sobre su vuelta a Europa en avión

Manuel Chaves Nogales viajó en avión por Europa para escribir una serie de reportajes para el Heraldo de Madrid, donde era redactor-jefe. Esta experiencia tiene el mérito de ser pionera en nuestro país. Empleando un medio nuevo, el avión, el periodista y escritor quiso ofrecer a los lectores un material de primera mano, sus observaciones sobre la realidad de algunos países europeos.

  • Publicado en Cultura

El avance laborista en 1929 a los ojos de Jean Longuet

En vísperas de las trascendentales elecciones de mayo de 1929 que permitieron que los laboristas llegaran al gobierno por segunda vez en su historia, el periodista y político francés Jean Longuet que, como sabemos, fue nieto de Marx, escribió un artículo sobre el avance que estaba teniendo el Partido Laborista, y que se publicó en castellano en El Socialista, siempre atento a todo lo que tenía que ver con este asunto, como venimos investigando en los últimos tiempos.

Socialismo, derecho a la vida y derecho a la propiedad: una reflexión de 1929

Este trabajo versa sobre las reflexiones que se vertieron en un artículo-editorial de El Socialista (n.º 6303) del 23 abril de 1929 acerca de los derechos de la vida y la propiedad. En realidad, aunque parezca que casi ha pasado un siglo estamos hablando de cuestiones de siempre, ¿o no? Ofrecemos, por lo tanto, un nuevo material de reflexión histórica sobre lo que es o fue el socialismo, como nos gusta hacer de forma periódica.

El imperio de Napoleón

Este año se cumple el bicentenario de un personaje fundamental en la Historia contemporánea de Europa, Napoleón Bonaparte. En este artículo hacemos un veloz repaso de lo que supuso, a pesar de la imposibilidad de conocer todas sus dimensiones.

Los objetivos sanitarios para los socialistas en 1929

En distintos trabajos venimos demostrando que la salud fue un objetivo fundamental de la familia socialista porque, lógicamente, tenía una evidente dimensión social, considerando al capitalismo como causante de los problemas graves en esta materia. No sólo se organizó a médicos y otros profesionales de la sanidad, tanto en el PSOE como en la UGT, sino que, sobre todo, se promovieron demandas por la mejora de las viviendas (problema de extrema gravedad), por la lucha contra la tuberculosis y otras enfermedades endémicas, se trabajó desde los grupos municipales contra la adulteración de los alimentos, y en favor de la atención médica y hospitalaria de los más desfavorecidos, se promovió la divulgación científica e higiénica entre la clase obrera a través de cursos, conferencias, y publicaciones, etc.

“¡Votad a los laboristas!”, por Ramsay MacDonald

En este trabajo queremos recordar las razones que aducía el líder laborista Ramsay MacDonald para votar al Partido Laborista en las elecciones de 1929, de tanta transcendencia para la izquierda de aquel país, y de Occidente. Ese llamamiento al voto fue traducido al castellano para el lector español en la primera página de El Socialista, a finales de abril, dada la importancia que el avance de aquel partido tuvo para el PSOE en la década de los años veinte.

La acción sanitaria de la Sociedad de Naciones

Un aspecto no tan conocido como otros de la Sociedad de Naciones fue la labor sanitaria que realizó. La Sociedad contó con una sección de Salud, que desde Ginebra trabajó en distintas partes del mundo, sin olvidar que desde 1907, es decir, antes de la Gran Guerra y la creación de la Sociedad de Naciones, existía una Oficina Internacional de Higiene Pública que registraba los acuerdos sanitarios internacionales. Además, en América se había establecido en 1902 la Oficina Sanitaria Panamericana, ligada la Unión Panamericana. Por fin, desde mediados del siglo XIX se estuvieron celebrando periódicas Conferencias Sanitarias Internacionales.

La primera guerra carlista

El carlismo fue un movimiento político y social cuyos orígenes se sitúan en la época del Trienio Liberal con la Regencia de Urgell y la guerra de los malcontents en Cataluña, pero su desarrollo se produjo tras la crisis sucesoria de 1832, y la muerte del rey Fernando VII al año siguiente.

La visión de Nicolás Repetto de las cooperativas de consumo en 1928

Nicolás Repetto (1871-1965) fue un médico argentino, fundamental protagonista del socialismo de su país. Especialista cirujano y profesor de la Universidad de Buenos Aires, tuvo una vocación temprana por la política, comenzando a participar a finales de los años ochenta del siglo XIX en la Unión Cívica de la Juventud, junto con el que, seguramente, ha sido el socialista más importante de Argentina, el también médico Juan B. Justo. Participaría en la denominada Revolución del Parque de 1890, y con Justo fundaría el Diario del Pueblo. Participó en distintas asociaciones que serían el germen del futuro Partido Socialista, al que se uniría en 1900. Hay que destacar, dado el tema de este artículo, su participación, también con Justo, en la fundación en el año 1905 de la cooperativa “El Hogar Obrero”, de tanta trascendencia económica y social en la Argentina hasta comienzos de los años noventa del pasado siglo.

Eulogio Ginés Jara García, sindicalista y socialista de La Carolina

Eulogio Ginés Jara García nació en La Carolina, provincia de Jaén, en el año 1902. En el año 1919 se afilió a la Agrupación Socialista de su localidad natal en 1919. En la Agrupación fue secretario. Además presidió el Sindicato Minero de la UGT y las Juventudes Socialistas. Debemos recordar que la Carolina era un centro minero fundamental y eso generó un activo movimiento obrero. También fue elegido secretario de la Federación Local de Sociedades Obreras. En todo caso, era relojero de profesión.

La educación en la España franquista hasta los años setenta

Entre las causas múltiples de la Guerra Civil, la educación tuvo su papel, aunque sea una cuestión que no se trate mucho sobre este particular. Nuestra afirmación quedaría demostrada por el hecho de que el bando vencedor no sólo liquidó radicalmente el modelo educativo que se fue intentando establecer en la Segunda República, sino que desarrolló en guerra y en la posguerra una intensísima represión contra los docentes, a través de dos mecanismos: la liquidación física y la depuración. En los últimos tiempos vamos conociendo los altísimos porcentajes de maestros, profesores de Instituto y Universidad que fueron fusilados o depurados. Para entender el espíritu de la represión que sufrieron los maestros y maestras es muy clarificador lo que dictó José María Pemán, a la sazón presidente de la Comisión de Cultura y Enseñanza del bando sublevado, en una fecha tan temprana como fue el 7 de septiembre de 1936, en una circular destinada a los vocales de las Comisiones Depuradoras:

Los “delitos religiosos”, según la visión de Sánchez-Rivera en 1926

El socialista Juan Sánchez-Rivera, aunque luego terminaría alejándose del PSOE, tenía costumbre de dirigirse a las autoridades a través de El Socialista para solicitar reformas y cambios en distintos ámbitos, especialmente en los relacionados con la justicia. En este sentido, hemos abordado ya su petición a Fernando de los Ríos sobre la reforma de la justicia vinculada a los accidentes laborales en los inicios de la Segunda República. En este artículo que planteamos ahora veremos como Sánchez-Rivera, además de abogar por la necesidad de reformar completamente el Código Penal de 1870 y plantear cómo hacerlo, se centró en los que denominaremos “delitos religiosos”.

El médico socialista Pla y Armengol contra la tuberculosis en 1926

En distintos trabajos estamos estudiando el intenso interés de los socialistas en la lucha contra la tuberculosis, habida cuenta de la dimensión social de la misma. En este nuevo trabajo analizamos la conferencia que el médico socialista Ramón Pla y Armengol impartió en la Casa del Pueblo de Madrid, en abril de 1926, sobre lo que se podía hacer en la lucha contra la tuberculosis. En este caso, la cuestión era más científica que social, para enseñar a los trabajadores madrileños qué era aquella enfermedad, con los conocimientos del momento, aunque sin olvidar totalmente aquella cuestión.

Josep Calvet y el sindicalismo a base múltiple desde Cataluña

Josep Calvet Perramón (1893-1981) fue un panadero, originario de Santa Coloma de Farners (Girona), pero que se vinculó a Mataró, donde perteneció al comité local de la Agrupación Socialista, además de ser secretario de la UGT de la comarca del Maresme. En la Segunda República y la guerra sería concejal de Sanidad y Finanzas del Ayuntamiento de Mataró. En 1936 ingresó en el PSUC. Estuvo en varios campos de concentración en Francia, para regresar a Mataró en los años cincuenta donde vivió en situación de libertad vigilada. Terminaría reingresando en el PSOE.

El compromiso

En tiempos de crisis del concepto de vocación política creemos que debe reivindicarse desde la revalorización de la idea del compromiso. ¿Por qué dedicar parte de tu vida a participar, en alguna medida, en los asuntos públicos? Esta pregunta tiene muchas respuestas y algunas han contribuido a desprestigiar el ejercicio de la política en nuestro país. No vamos a analizar las respuestas espurias, las que se esconden en el interés individual, las que anteponen la ambición personal al bien colectivo, sin olvidar que la ambición subordinada a ese bien superior es muy legítima, ni la de aquellos que quieren salvarse apuntándose a última hora a otro carro después de haber ido viajando por distintas formaciones.

La política exterior de Napoleón III

La política exterior del Segundo Imperio francés se caracterizó por dos líneas fundamentales. En primer lugar, el emperador se destacó por fomentar el intervencionismo en casi todos los conflictos internacionales importantes de su época como un medio para engrandecer el prestigio de Francia. Pero, además, Napoleón III intervino en la defensa de los movimientos nacionalistas y liberales contra la obra de la Restauración, demostrando un mayor progresismo que en su política interior. La contrapartida de su intensa política intervencionista fue que contribuyó al desgaste del Imperio y a la caída del propio emperador, y con él de su régimen político.

Suscribirse a este RSS