Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Eduardo Montagut

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Los diplomáticos obreros en el período de Entreguerras

En el período de Entreguerras hemos encontrado referencias a la necesidad de que los obreros organizados se incorporasen al ámbito diplomático como agregados en las embajadas, y más desde que se constituyó la OIT. Tenemos que tener en cuenta que en Europa se produjo un debate sobre el tipo de diplomacia que se había ejercido antes de la Gran Guerra, llena de secretos, oscuridad, formando un mundo muy elitista, donde se había refugiado parte de la aristocracia europea, y que había constituido un factor importante entre las distintas causas que habían llevado a la Gran Guerra. El propio presidente Wilson criticó esa forma de hacer diplomacia en sus Catorce Puntos, y que la Sociedad de Naciones, en principio, intentó superar. Por nuestra parte, hemos estudiado en este medio de El Obrero la posición de los socialistas españoles sobre la necesidad de cambiar las estructuras diplomáticas, y las reformas emprendidas por la Segunda República.

Un ejercicio socialista contra la xenofobia en 1927

El socialismo ha tenido siempre una clara dimensión internacionalista con excepciones y momentos complicados en relación con esta cuestión. El socialismo español desarrolló casi siempre esta idea, siendo muy crítico con el nacionalismo y con el patriotismo, especialmente en el reinado de Alfonso XIII, que es la época que mejor conocemos. Tanto el uno como el otro era acusados de ser responsables de llevar al país a guerras y conflictos que terminaban por repercutir en la clase obrera, y porque escondían, en su opinión, intereses económicos de la burguesía, más interesada, realmente, en sus beneficios que en España.

Elisa Soriano y la lucha contra el tracoma en la Casa del Pueblo de Madrid (1925)

El movimiento obrero socialista español desarrolló una intensa labor pedagógica para luchar contra las enfermedades y para difundir conocimientos en favor de la sanidad e higiene públicas, un asunto que merece ya un estudio monográfico, aunque ya hay algunas aproximaciones muy interesantes sobre la importancia de la salud en el socialismo español, y que citamos al final de este artículo.

La difusión de las ideas socialistas: una reflexión del pasado en este presente

En este presente de derrota intensa del socialismo madrileño abundan ya, y abundarán durante mucho tiempo todo tipo de opiniones, reflexiones, lamentos, enfados, consejos y hasta diatribas en los distintos medios sobre las causas de lo que ha ocurrido, buscando razones internas y/o externas, tanto de los propios socialistas y gentes de izquierdas, como desde otros posicionamientos, con mayor o menor interés o acierto. Por nuestra parte, siempre hemos hecho referencia a la necesidad del ejercicio histórico no para buscar paralelismos, muchas veces imposibles y con el peligro acechante del anacronismo, sino para aportar materiales que ayuden a la reflexión, un ejercicio siempre fundamental antes de pasar a algún tipo de acción política. Los historiadores deben tener, al menos, un hueco, en el debate sobre lo que ocurre; quizás pequeño, pero hueco, al fin y al cabo.

Los problemas internos de la Masonería española en la llegada de la Primera República

En un trabajo clásico de Ferrer Benimeli se nos explica que la proclamación de la Primera República el 11 de febrero de 1873 influyó claramente en la Masonería española, especialmente en el Grande Oriente de España. En primer lugar, salió para el exilio su Gran Maestre, el político Manuel Ruiz Zorrilla, pero, además este cambio político no podía dejar indiferente a los masones españoles fueran cuales fuesen sus ideas.

Cuando Hermenegildo Giner de los Ríos reclamaba treinta mil escuelas en 1911

Hermenegildo Giner de los Ríos (1847-1923) ha pasado a la Historia como uno de los grandes pedagogos de este país, hermano del inmortal Francisco, y padre de Gloria Giner de los Ríos, otro personaje clave en la pedagogía y esposa de Fernando de los Ríos, es decir, miembro de una familia con tantos personajes claves, en torno a la Institución Libre de Enseñanza. Hermenegildo fue también jurista y político republicano (concejal en Barcelona, y diputado en el Congreso por dicha ciudad). En este artículo recordamos cómo desde las páginas de Vida Socialista reclamaba en el otoño de 1911 treinta mil escuelas para España.

La enseñanza de la agricultura en primaria y secundaria en el reinado de Isabel II

En este artículo estudiaremos cómo se articuló la enseñanza de la agricultura en los niveles de primaria y secundaria en el reinado de Isabel II. Para ello, debemos realizar un recorrido legislativo sobre estos niveles educativos. La primera reseña será el Real Decreto de 4 de agosto de 1836, que estableció el Plan General de Instrucción Pública. En la instrucción primaria se establecía que en las escuelas de localidades rurales se procuraría educar a los niños en trabajos manuales, cultivo de árboles y otras labores del campo, según los cultivos de cada zona. En cuanto a la secundaria, impartida en los institutos públicos o en establecimientos privados, no aparece ninguna mención a la agricultura, ni en el nivel elemental ni en el superior, que eran las dos etapas en las que se dividía esta enseñanza.

Largo Caballero sobre los comunistas en el primero de mayo de 1921

En un anterior artículo expusimos la opinión vertida en El Socialista sobre dos aspectos que el periódico consideraba importantes a destacar sobre el primero de mayo de 1921. En primer lugar, la escisión comunista no había provocado debilidad en esta celebración ni en el movimiento obrero y, en segundo lugar, se calificaba de provocación el alarde de fuerza pública en la manifestación madrileña.

El homenaje de Joan Salas i Anton a Fernando Garrido en su centenario (1921)

En El Obrero hemos estudiado la biografía de Fernando Garrido Tortosa (1821-1883), destacado político y escritor español, demócrata, republicano y con una clara vocación social por los obreros y el cooperativismo. Precisamente, en este año, 2021, se celebra el segundo centenario de su nacimiento en Cartagena, y no podíamos dejar pasar esta ocasión para dedicarle de nuevo atención, a través del homenaje que en el primer centenario le brindó Joan Salas i Antón (1854-1931), sin lugar a dudas, uno de los personajes que más han hecho en la Historia en Cataluña y España por el cooperativismo, además de ser republicano federal, por lo que, en estas cuestiones coincidiría, pero en distinta generación, con el propio Garrido, aunque de forma más modesta, a nuestro entender.

La opinión socialista sobre el primero de mayo de 1921

Los socialistas españoles consideraron que el primero de mayo de 1921 había sido especialmente relevante en España porque, en su opinión, la burguesía se había hecho ilusiones acerca de la división del proletariado, pensando que se vería desaliento y falta de vigor, pero se afirmaba que los hechos lo habrían desmentido. Recordemos que el PSOE ya había decidido, de forma definitiva, justo en ese momento, no adherirse a la Tercera Internacional y, por lo tanto, no aceptar las 21 condiciones, después de un largo e intenso debate, que, terminaría provocando que se produjera la escisión comunista.

Joan Durán y la cuestión de la unidad en el primero de mayo de 1921

Sin lugar a dudas, el primero de mayo de 1921 fue especial, y no sólo por el alarde de fuerzas del orden desplegadas en la manifestación madrileña, como denunciaron los socialistas, sino porque fue el primero que tuvo lugar después de la escisión comunista. Precisamente, en abril de ese año se celebró un Congreso Extraordinario en el PSOE para llegar a una decisión final sobre el ingreso o no en la Tercera Internacional, después de un largo debate que había comenzado en 1919 con otro Congreso Extraordinario. En este contexto el destacado socialista catalán Joan Durán, reflexionó sobre la cuestión de la unidad, un principio tan querido del marxismo.

Godoy y la enseñanza de la agricultura en la crisis del Antiguo Régimen

En este artículo estudiaremos la preocupación por la enseñanza de la agricultura de Godoy a principios del siglo XIX, en lo referente a su intento de institucionalizar esta enseñanza, aspecto mucho menos conocido que su vinculación con el Semanario de Agricultura y Artes, instrumento dedicado a la reflexión y fomento de la investigación y enseñanza agronómicas.

El balance de Pablo Iglesias del especial primero de mayo de 1924

El primero de mayo de 1924 fue especial porque la Dictadura de Primo de Rivera prohibió la manifestación en las calles y los mítines. Pero lo que sí hicieron los trabajadores fue parar. Y esto era, a juicio del viejo líder socialista Pablo Iglesias, lo más importante, lo que mejor caracterizaba la jornada del 1 de mayo.

La denuncia socialista de la situación de los niños expósitos a comienzos de 1931

En los inicios del año 1931 el periódico El Socialista dedicó mucha atención a graves problemas sociales, como el de la elevada mortalidad infantil, la mortalidad diferencial en función de la procedencia social, el paro, la mendicidad y la situación de los niños expósitos, entre otras cuestiones. En este trabajo aludimos al caso último, a través de la situación que padecían estos niños en Salamanca.

Comaposada y la educación de la burguesía

Rescatamos y reflexionamos en El Obrero sobre un texto del fundamental socialista catalán Josep Comaposada, con el que hemos trabajado en varias ocasiones, sobre la educación de la burguesía, sobre quién debía educar a los burgueses, que publicó en El Socialista en junio de 1926.

El combate de la tuberculosis o una crítica a la fiesta de la flor en García del Real

En un documentado estudio publicado en El Obrero por parte del historiador Antonio Manuel Moral Roncal sobre el papel de la reina Victoria Eugenia en la lucha contra la tuberculosis, nos explicaba como la reina acogió una idea que conoció en el II Congreso Internacional contra la tuberculosis (1912) sobre la posibilidad de organizar cuestaciones públicas para acopiar fondos, y de ese modo nacieron las Fiestas de la Flor al año siguiente en San Sebastián, para luego extenderse por el resto de España.

La movilización de los jóvenes socialistas por el voto femenino en 1924

Las Juventudes Socialistas españolas decidieron en mayo de 1924 (en ese momento, Regino González era el secretario y Cayetano Redondo el presidente del Comité Nacional) que había que movilizarse al servicio del Partido Socialista, justo en un momento que se consideraba propicio para que los jóvenes socialistas se empeñasen en prepararse para el futuro cuando se normalizase la vida constitucional, porque, como bien sabemos, hacía unos meses que se vivía en Dictadura, la de Miguel Primo de Rivera, pero también porque acababa de aprobarse el Estatuto Municipal, y en ese sentido, ya podían votar algunas mujeres si cumplían algunos requisitos, especialmente las solteras. En todo caso, como bien sabemos, la normalización de la vida política tardó bastante tiempo, y un poco más que las mujeres tuvieran ya garantizado su derecho al sufragio.

Suscribirse a este RSS